Coaching o cómo tener un entrenador para nuestra vida

   Desde ‘Crecer con PNL’ ofrecemos nuestros profesionales en coaching a su disposición en distintas materias, tanto en coaching personal, como profesional u organizacional. Con ellos, se puede mejorar en todos estos aspectos de la vida gracias a la ayuda de nuestros “entrenadores” (coach).

Pero, ¿Qué es un coach? ¿Para qué sirve y cómo puede ayudarme?

Mucha gente en la actualidad todavía desconoce o no tiene muy claro lo que es una coach y cuál es su labor, lo que llega a provocar rechazo en algunas personas y dependencia en otras, siendo negativo en ambos casos. No es que todo el mundo necesite uno, o que nadie lo necesite, todo dependerá de nuestras necesidades personales o profesionales. Y para poder discernir correctamente, vamos a darte algunas pistas de cómo es la relación con un coach, qué esperar de él y en qué consiste su trabajo.

Lo primero de todo y tal vez una de las cosas más importantes es que un coach no es en ningún caso ni un psicólogo ni un amigo, no está ahí para escuchar tus problemas. Su labor principal consistirá en ayudarte a establecer objetivos realistas y plazos de tiempo para los mismos.

Un coach no puede definir quién eres ni lo que quieres, eso sólo puedes hacerlo tú. Desconfía de aquel que te lleve “cogido de la mano” hacia el objetivo que él crea que es el mejor para ti. Su labor es animarte desde las gradas cuando tú ya sabes lo que buscas.

Si hay casos en los que se puede aplicar aquella frase de “la primera impresión es la que cuenta”, puede que esta sea una de ellas, si el primer encuentro con tu futuro coach es claramente negativo, probablemente ya se haya acabado vuestra relación, aunque en cualquier caso, la química a largo plazo con tu coach tiene que ser buena, ya que la falta de ella o incluso las reacciones de rechazo de un lado o de otro serán totalmente contraproducentes para la consecución de objetivos.

Por supuesto, no hay que olvidar que un coach no es para siempre, debe ser tomado como alguien que le da cuerda a nuestra motivación, una vez acabada su labor, debemos ser capaces de seguir por nuestra cuenta. Claro que si no es así, probablemente lo que necesitemos sea otro tipo de profesional, como por ejemplo, un psicólogo.

La forma de trabajar con un coach es muy variada, y siempre dependerá de nuestras necesidades. Por ejemplo, podemos hacer tanto sesiones individuales como colectivas, ya que en ocasiones el caso de otras personas nos puede ayudar en la consecución de nuestros objetivos. También podemos trabajar con distintos tipos de coach especialistas, dependiendo de si necesitamos un desarrollo de tipo ontológico (desarrollo de aptitudes y actitud), psicológico (resolución de conflictos personales o profesionales), deportivo o si necesitamos un life coaching. Además, dependerá de si lo necesitamos en nuestra vida profesional o personal.

Una vez aclarados todos estos puntos, ya podemos decidir si necesitamos hacer uso de los servicios de un coach y qué tipo podemos necesitar, en una sociedad como la actual en la que recibimos bombardeos de información desde todos lados diciéndonos que debemos hacer, nunca está de más una voz que nos pregunte qué queremos conseguir.

Fuente: http://www.expansion.com/

 

Deja un comentario