El estrés y cómo prevenirlo

Una vida sin estrés, una vida feliz.

¿Qué es el estrés y cómo prevenirlo?

   Según mi propia experiencia y la experiencia de algunos de mis clientes, el estrés es una emoción muy desagradable y agotadora que nos puede hacer sentir que la vida está siendo demasiado pesada. Se trata de una sensación muy parecida a llevar una mochila cargada de piedras a nuestra espalda.

Has sentido alguna vez sudores, dolores de cabeza, lumbares, problemas gástricos, mareos, desenfoques, palpitaciones, estados de ánimo como la apatía, el aburrimiento, inclusive alguna curiosidad por el consumo de drogas o alcohol e incluso fiebre, bajadas de azúcar y tensión.

Cuando algunos de éstos síntomas aparecen en nuestro día a día de manera repentina y continuada podemos, y, debemos empezar a pensar que puede ser causa del estrés. Debemos ser conscientes que si el estrés no se trata a tiempo se va acumulando progresivamente y puede acabar siendo degenerativo en las personas que lo padecen.

¿Cómo? Una normalización de los síntomas del estrés nos puede llevar a la ingesta de medicamentos que realmente calman esa sensación pero que generalmente no son capaces de hacer que desaparezca. Con lo cual, nos vemos obligados, en muchas ocasiones, a aumentar las dosis e incluso a tomar medicamentos cada vez más fuertes.

Algunos de los factores más determinantes que se generan como respuesta a la enfermedad del estrés son los siguientes:

  • Disminuye la función del sistema inmunológico y nuestro cuerpo se debilita hasta el punto de poder generar enfermedades del corazón o algunas tan graves como el cáncer o conductas como el suicidio.

  • Afecta negativamente nuestra facultad de tomar decisiones activando la inseguridad y la inestabilidad emocional. Depresión y ansiedad son síntomas corrientes en estados de estrés. Las personas suelen aislarse complicando así los tratamientos específicos.

  • Puede generarte una alta pérdida de atención, por lo que comenzarás a percibir falta de memoria, te costará concentrarte y puede ser que tengas dificultades en el aprendizaje.

  • Si es cierto, que no siempre el estrés tiene que generar secuelas negativas, en ocasiones nos ayuda a activar recursos personales reforzando la autoestima y generando de esa manera seguridad y mayores posibilidades de éxito especialmente en el ámbito profesional.

  • El estrés puede ser también una gran fuerza motivadora, eso si, en dosis prudentes, ya que nos va a ayudar a ponernos las pilas y solucionar problemas de una manera eficaz.


¿Qué factores pueden generarte estrés laboral?

  •  Tomar decisiones muy importantes
  • Alto grado de responsabilidad
  • Exceso de trabajo
  • Poca estabilidad inseguridad en el trabajo
  • Ambiente laboral inadecuado
  • Falta de reconocimiento por buen rendimiento laboral

¿Qué puedes hacer para combatirlo?

–    Simplificar tareas, trazándote un plan de acción que te ayude a definir pequeñas tareas de una manera constante
–    Organizarte mejor, si ese es tu problema existen herramientas que te ayudarán a enfocarte en objetivos concretos
–    Ser optimista te facilitará ver la parte positiva de la vida y te aseguro que serás más feliz.
–    Distanciarte de las situaciones de conflicto y mantener relaciones positivas
–    Aprender a decir no y adoptar hábitos saludables como el deporte, dejar de fumar, tomar una bañera de agua caliente antes de irte a dormir, salir a caminar
–    Mejorar el autoconocimiento así como el autoestima, ya que nuestro nivel de seguridad aumentará, lo que se verá reflejada en nuestras relaciones sociales
–    Reflexionar y canalizar, si eres capaz de parar un momento aprenderás a canalizar tus ideas y pensamientos y podrás comenzar a ordenar preocupaciones revitalizandolas.

   Una característica que afecta y se ve relacionada directamente con nuestro estado emocional es el estado económico, por tanto cuida tu dinero, realiza una planificación, gestión y control de tu economía.    Hacerte feliz a ti misma para poder hacer feliz a los demás.

   Si desde nosotros mismos, tomamos la decisión de manejar y tomar el control de nuestra vida, de nuestras emociones, dejando de lado el cumplir las expectativas y deseos de los demás, será en ese momento en el cual empezaremos a ser realmente felices.

   Y lo más importante que debemos hacer todos los días y que revierte en nuestro estado emocional es la risa, recuerda aquello que dijo el gran Charles Chaplin:

“Un día sin una sonrisa, es un día perdido”

¡Felicidad para todos!

 

Deja un comentario