Hipnosis, del mito a la ciencia

 

   En la actualidad, la hipnosis es un proceso terapéutico de demostrada veracidad. Pero a su vez es uno de los procesos que peor fama tienen, y eso es debido, en parte, a la fama que se le ha dado en cine, espectáculos e ignorancia popular. Cuando uno piensa en hipnosis suele imaginar gente con una mente débil haciendo cosas en contra de su voluntad, pero lo cierto es que nadie puede ser obligado mediante hipnosis a hacer algo que no quiera.

Una de las creencias populares más extendidas sobre la hipnosis es que el sujeto debe entrar en trance para ser sugestionado, pero esto no es así, no se entra en ningún estado alterado de conciencia. Tal vez la mejor comparación sea con una película de cine. Cuando uno está sentado en la sala de cine y apagan las luces, uno decide de forma más o menos consciente prestarle toda su atención sólo a la película que tiene delante, siempre y cuando esta nos guste. De esta manera, sufriremos, reiremos, lloraremos o nos emocionares como si nos encontrásemos dentro del film. Si lo comparamos con la experiencia en la sala del cine, un sujeto presta su atención al terapeuta que ejecutará la hipnosis, siendo sugestionado a en un estado de consciencia para sentir lo que estemos dispuesto a sentir, igual que una película sólo nos emocionará le prestamos atención. La predisposición es un factor importante, no es cuestión de fortaleza mental, como muchos dicen. Si estás distraído o pesando que no te pueden hipnotizar, desde luego que no lo conseguirán.

A lo largo de los siglos, incluso hoy en la actualidad, ha sido un método usado para paliar los dolores de las intervenciones médicas con éxito, aunque la falta de elementos físicos genera gran desconfianza, impidiendo así su fomento.

En los campos en los que sí ha demostrado gran eficacia, teniendo cada vez mayor acogida es en los de autoayuda, en todo lo relacionado con ansiedad, depresión, duelos, fobias, estrés postraumático, tabaquismo o pérdida peso. También la hipnosis regresiva goza de un alto índice de éxito, aunque no está exento de la lluvia de crítica. Este tratamiento consiste en ayudar al paciente a recordar hechos de su infancia o juventud que pueden estar relacionados con el problema que le afecta. En muchos casos se ha demostrado que estos recuerdos no son fieles a la realidad comparados con la versión de otras personas que vivieron esos sucesos y los recuerdan correctamente, pero la hipnosis regresiva nos es un proceso para recordar lo que pasó, si no lo más importante, lo que nos hizo sentir o cómo nos afectó en el momento, sin importar los detalles anexos.

En Crecer con PNL ofrecemos las terapias de hipnosis para dejar de fumar, perder peso o de hipnosis regresiva de la mano de profesionales de la programación neurolingüística perfectamente titulados, quienes ofrecen la garantía de su éxito en base a su experiencia.

 

Fuente ElPais.com

Deja un comentario