Reflexión en voz alta sobre los Profesionales del Coaching y la PNL

“Da un pescado a un hombre y comerá por un día, enséñale a pescar y no pasará hambre”

   Existen muchos profesionales del Coaching y la PNL, y gracias al Boom de éstas disciplinas nos encontramos ante un panorama profesional que cada vez está más saturado, y más aun teniendo en cuenta como ciertas disciplinas antes reticentes (su rechazo era evidente ya que lo vociferaban) a aplicar PNL y Coaching, “se suben al carro” porque es la moda.Pero éste es un debate aparte.

¿Por qué varios de mis clientes que han tenido previamente experiencia en procesos de coaching y/o PNL no conocen vías de cambiar su propio estado?  

O incluso, no conocen lo que es un estado y la forma en que condiciona comportamientos, actitudes…

Su experiencia con el coaching en muchos de ellos, me comentan que han sido satisfactorias. Que les ha ayudado pero que nuevamente necesitan ésta figura para el mismo contexto.

“Da un pescado a un hombre y comerá por un día, enséñale a pescar y no pasará hambre”

¿Cuál es la necesidad del “PROFESIONAL” de no hacer la entrega de las herramientas para que el cliente sea capaz de integrarlas y aplicarlas en su día a día? Aparte de un interés económico por supuesto.

Desde luego hay que tener en cuenta que no todos los “profesionales” tienen las mismas habilidades, hoy en día nos encontramos ante cientos, miles de escuelas de Coaching y PNL, cada una de su padre y de su madre (como se dice por mi pueblo).

En el “mundillo” del coaching/PNL es muy normal escuchar la típica frase “el coaching/PNL me cambio la vida” o “he decidido dedicarme a esto porque he descubierto que el coaching/PNL es mi vida”

Y NO menosprecio ni crítico a estas personas- profesionales que hacen éstas afirmaciones, porque sé que es verdad, hay personas a las cuales el coaching y/o PNL les llego en su vida y las inundó de un aire nuevo y reparador, el cual, las empujó hacia un nuevo ámbito de autodescubrimiento y realización personal.

Sin embargo, ¿Porque me encuentro a clientes que han descubierto éstas técnicas y no conocen la forma de aplicarlas en su día a día?

Han seguido un proceso de trabajo/transformación, y nos son capaces de hacerlo  porque no les han facilitado un proceso de aprendizaje e integración..

La respuesta que normalmente se da es: “Hay pseudo-profesionales que están “ejerciendo”

Coincido. Pero, yo tengo la mía; lastimosamente hay profesionales que conocen las técnicas, y herramientas para facilitar un aprendizaje enfocado a la auto-aplicación, sin embargo, es mucho más lucrativo fácil  convertirse en un instrumento de “auxilio continuo”.

Quizá es mi profesión (Trabajo Social), desde la cual brindamos un apoyo a personas necesitadas, que precisan de un desarrollo de sus habilidades, de una integración de conocimientos y técnicas dirigidas a la construcción y remodelación de su estilo de vida en pro de tener la capacidad de vivir de forma digna y consecuente por sí mismos.

Es decir, el apoyo del Trabajador Social es un apoyo puntual, un facilitador, un agente de cambio (Con una metodología específica y proceso estructurado y debidamente orientado)... Desde luego que en muchas ocasiones es preciso atender nuevamente a esas personas, pero el proceso no es el mismo, son nuevas áreas las que hay que trabajar, o simplemente se vuelve a trabajar por un breve espacio de tiempo a modo de seguimiento.

Por supuesto que existen muchos casos de personas que son dependientes del sistema, personas, que necesitan estar agarradas al profesional ya que sienten que sin su guía no pueden hacer nada, no pueden avanzar.

En el Coaching y la PNL ocurre lo mismo, hay clientes que sienten que no pueden avanzar sin su guía, sin su apoyo, pero aquí volvemos a lo mismo; Creo y me reafirmo, que es RESPONSABILIDAD del profesional (Coach) crear el proceso de cambio necesario para que el cliente dependiente sea capaz de crear el contexto para que esa dependencia desaparezca y sea él mismo, el cual, realice y tome las acciones necesarias en su día a día, sin una figura de apoyo.

Quizá soy, y se me tache de ingenuo, o que estoy equivocado en mis afirmaciones, pero, he de decir que la evidencia y los casos que me encuentro me dicen todo lo contrario.

Quizá es hora de que nos auto-examinemos y escribamos a fuego un código ético.

Quizá es el momento en el cual tengamos que replantearnos nuestra forma de trabajo y revisar nuestra conciencia.

Quizá va siendo hora de hacer todos juntos, los profesionales (Coach, Trainer y Master PNL) en hacer una piña, presionar para una regulación formal.

Es el momento, antes que se produzca una depreciación de aquellos que nos esforzamos en trabajar y dar lo mejor de nosotros.

Es el momento, antes que otros sinvergüenzas “oportunistas” se sigan subiendo al carro desprestigiando y dejando por los suelos nuestro esfuerzo, amor y trabajo.

Todos ganaríamos

 

Deja un comentario